Envejecimiento Saludable

La esperanza de vida a nivel mundial está en aumento, así lo indica un informe de la Organización Mundial de la Salud 2019 (OMS). Se estima que la población mayor de 60 años se duplicará en el 2050, alcanzando el 22% de la población.


Este dato nos revela, por una parte, el gran reto que tienen por delante los sistemas de salud públicos y privados en los diferentes países, en pro de dar cobertura eficiente a la atención de las personas mayores y por otra, la responsabilidad que tenemos nosotros con nosotros mismos, para vivir no solo más sino con mejor calidad.


Un envejecimiento exitoso comienza con un estilo de vida saludable desde la juventud.


Así que cabe preguntarnos ¿Qué puedo hacer para vivir más y mejor?


Si bien el envejecimiento es un proceso biológico y progresivo de cambio natural en las funciones del cuerpo, irreversible y distinto para cada persona, la manera como vivimos puede marcar una diferencia importante en cómo ese proceso de envejecimiento se da en una persona específica.


Desarrollar de manera temprana un estilo de vida saludable: alimentándote bien, haciendo ejercicio de manera regular, manteniendo tu cerebro activo, durmiendo de forma adecuada y creando una red social que te permita relaciones sociales satisfactorias, aumentará la posibilidad de que experimentes un envejecimiento exitoso.


¿Y qué es el envejecimiento exitoso? Rowe JW, Kahn RL en el libro Successful aging, 1997 lo denomina como “aquel que se produce con una baja probabilidad de padecer enfermedades o invalidez, alta capacidad de funcionamiento físico y cognitivo, y un alto compromiso con la vida”.


A nosotros, este concepto nos resulta muy interesante, porque el envejecimiento exitoso implica empoderarnos del proceso a medida que vamos envejeciendo.


¿Y qué puedo hacer a medida que envejezco?


1. Sigue una dieta nutritiva y balanceada

Come frutas, vegetales, verduras, granos integrales, leche y queso bajo en calorías, pescados, mariscos, aves, carnes magras, huevos, legumbres, frutos secos.


2. Mantente hidratado

A medida que envejecemos podemos perder la capacidad de sentir sed por lo que deshidratarte es muy fácil, debes estar atento a esto.


3. Realiza actividad física con regularidad

Camina y trata de complementar con algún ejercicio aeróbico, eso te ayudará a no perder masa muscular de manera repentina.


4. Evita el tabaco, alcohol y otras drogas

Fumar puede acelerar el proceso de envejecimiento normal de la piel, lo que contribuye a la formación de arrugas y a otros cambios en el aspecto del rostro. Así que, si fumas, ya tienes otra razón de peso para dejarlo.


5. Activa tu mente.

Lee, escribe, haz pasatiempos, sudoku, juegos de mesa, aprende un idioma nuevo, usa la tecnología, estamos en la era digital, aprender a usar el ordenador, teléfono móvil u otro dispositivo electrónico también te ayudará a ejercitar la mente y a comunicarte con otras personas.


6. Crea espacios de interacción social ricos y satisfactorios

Eso incluye en lo particular mantener aficiones, que cuando se comparten con otros crean redes de soporte que hacen al individuo sentirse parte de algo.


7. Hacer algo por otros

Te ayudará a dar sentido de propósito a tu propia vida. Es uno de los factores que se asocia a un mayor sentido de satisfacción general. Hacer algo por otros puede ser extremadamente beneficioso también para quien realiza la actividad.


8. Vigila tu salud

Algunos síntomas como la pérdida progresiva de la memoria, irritabilidad, pérdida de movilidad, pueden ser señales de un inicio de deterioro cognitivo, enfermedad de Parkinson u otra patología. Acude al médico ante cualquier duda. También los déficits sensoriales como problemas de visión u oído pueden tener un impacto funcional significativo, por lo que es importante ante su aparición tomar las acciones para corregirlos.


Y finalmente ¿cómo afecta la edad de jubilación en el envejecimiento exitoso?


Sin duda, la jubilación es un momento crucial en nuestra vida, si decides jubilarte, o te enfrentas a una jubilación anticipada o de carácter mandatorio, tienes un reto particular, que es, cómo mantenerte activo intelectual y físicamente después del momento de la jubilación.


Por otro lado, si continúas trabajando después de una cierta edad, te enfrentas al reto de poder autoevaluarte para saber si no existe un declinar que comprometa tu funcionamiento laboral o de otro tipo, o si existe una manera de modificar la forma en que realizas tu labor o incluso la incorporación de nuevas herramientas, que te permitan seguir manteniendo un rendimiento adecuado en esa actividad laboral.


Déjanos tus comentarios para ofrecerte el mejor contenido. Gracias por estar aquí.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo